Nº 3128

|

Sábado 25 de Marzo de 2017, La Anunciación del Ángel a la Virgen María

·

Día internacional por la vida


ISSN 1982-1601


Mañana es sólo un adverbio de tiempo.
(Joan Manuel Serrat, cantautor español)

Portada

Cabra

Opinión

Revista

Galería

Servicios

Hemeroteca

Cartas al director


Carta abierta de una ‘psicodélica’ al Sr. Moya Somolinos

Cartas al director

Jueves 14 de Mayo de 2015





Sr. Moya: Vamos a dejar las cosas claras.
 
En primer lugar le diré que no me molesta que me trate de tu, aunque preferiría que no lo hiciera. Yo me reservo el tuteo para la familia, los amigos y las personas de confianza y usted no reúne ninguno de esos requisitos. Ni siquiera somos “en cierto modo” compañeros, por el simple hecho de que ambos seamos empleados públicos en la Administración Local. Para mí el compañerismo es otra cosa. Yo nunca me dirigiría a un compañero/a de la forma en que usted se ha dirigido a mí.
 
Lo que no le voy a permitir, en modo alguno, es que me falte al respeto y se dirija a mí con expresiones como: “Quién coño te crees que eres para afirmar de mi algo que desconoces por completo como es lo que yo haya leído o dejado de leer del Quijote”
 
Esa expresión me resulta de una ordinariez absoluta y creo que, a falta de argumentos más sólidos, la utiliza para intentar por todos los medios que su opinión se sostenga.
 
No ponga en mi boca palabras que no he dicho. Yo en ningún momento he afirmado que usted no haya leído el Quijote. Tan solo he dicho que “creo que no ha pasado de la primera página”.
 
Pero no se enfade, hombre. No pongo en duda que lo haya leído tres veces a lo largo de su vida, aunque (y ahora si lo afirmo) a juzgar por su forma de expresarse, no le ha servido de nada. Espero que Dios le de vida para leerlo más veces y capacidad para entenderlo.
 
Pasando a otro tema: Tampoco he utilizado en ningún momento la palabra “malvado” al referirme al uno de los Secretarios que ha pasado por este Ayuntamiento. Tan solo he dicho que fue un mal secretario, pero no he vertido sobre él ninguna descalificación personal. No compare mi postura con la suya porque no son comparables.
 
Sr. Moya, yo no necesito poder notarial ni de fedatario público para hablar en nombre de mis compañeros/as de trabajo. Tengo el poder que me otorga la amistad y la confianza que ellos han depositado en mí, porque, como ya dije, lo de hacer amigos en el trabajo es optativo, si bien se da la circunstancia de que yo he optado por hacerlos y me siento orgullosa de poder contar con muy buenos amigos/as entre mis compañeros/as de trabajo. 
 
Y hablando de trabajo, Sr. Moya, tampoco le voy a permitir que ponga en entredicho mi concepto del trabajo.
 
Ahora yo podría ponerme a su altura y preguntarle: ¿Quién c...... es usted para opinar sobre mí, sin conocerme?
 
Yo me dejo la piel cada día en mi trabajo y lo desempeño con total vocación, sirviendo a los administrados como se merecen. Puede pedir referencias, si quiere, en el Ayuntamiento de Rute.
 
¿Sabe usted lo que me quedará a mi cuando me jubile?
 
Pues me quedará un hijo, un marido, una madre, cuatro hermanos/as, tres cuñados/as y varios sobrinos a los que dedicar todo mi tiempo. Muchos libros por leer, muchos poemas por escribir, muchas películas por ver y muchos lugares por visitar, además de muchos amigos/as con los que compartir un café y una opinión. Y a usted, ¿qué le quedará?
 
Me habla de la letra de una canción que sacaron los Beatles en el año 1967, en plena psicodelia de los hippies, las flores, el rock sinfónico, los alucinógenos, las fantasías, el amor libre y las drogas. Le recuerdo que yo nací en los años 60, concretamente en el 61, en pleno apogeo de todo eso que nombra, pero no intente relacionarme con ello porque en esa fecha lo único que yo había probado era la leche materna y luego, más tarde, las gachas de maizena.
 
Mi adolescencia transcurrió durante la época de la Transición en España y reconozco que los Beatles nunca fueron mi fuerte. Yo soy más de Joan Manuel Serrat, Paco Ibañez, Jarcha, Labordeta, Victor Jara y otros muchos cantautores. Mis “psicodelias” eran las reivindicaciones sociales y la lucha por la igualdad, pero siempre he tenido los pies en la tierra y he sido consciente de la realidad que me ha tocado vivir. Nunca he intentado evadirme de ella y mucho menos utilizando alucinógenos. Sin embargo eso no quiere decir que no sueñe con un mundo mejor y cada día luche por conseguirlo, como Don Quijote. ¿Cree usted que Don Quijote también era psicodélico?
 
Parece que la palabrita le ha tocado en la tómbola porque me la aplica generosamente a lo largo de todo su interminable artículo. Si con ello pretende ofenderme, siento mucho decirle que no lo ha conseguido porque, de las distintas definiciones que hay de la palabra psicodelia, yo me quedo con la siguiente: Es un neologismo formado a partir de las palabras griegas “alma” y “manifestar”. La palabra psicodélico fue inventada por el psicólogo británico Humphry Osmond y significa “Que manifiesta el alma”. 
 
Acogiéndome a esa definición, he de reconocer que soy psicodélica por los cuatro costados.
 
Sr. Moya, creo que esta psicodélica no va a extenderse mucho más porque esto se va a convertir en “la historia interminable”• 
 
Al margen de que usted vuelva a publicar otro artículo, poniéndome “a parir”, yo voy a dar por finalizado el tema con éste, porque considero que mi tiempo y mis palabras son demasiado valiosas para malgastarlas en según qué cosas. 
 
Pero permítame una última reflexión: Me ha dejado muy preocupada al decirme que nunca ha vomitado bilis y que no sabe lo que es eso. Pues si no la ha vomitado nunca es que la tiene toda dentro. Ahora comprendo por qué es usted un ser tan amargado.
 
P.D.: Para su información, al decir en mi anterior artículo que se habría quedado muy a gusto después de escribir lo que había escrito, como se queda uno después de vomitar la bilis, estaba utilizando una figura retórica que se llama símil o comparación. ¡Tampoco hay que tomárselo todo al pie de la letra, hombre!

Compartir este artículo



Twitter

Ana Burguillos Arenas

ANTONIO MOYA SOMOLINOS

Licenciados temporeros

JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ

Priego de Cabra

ANTONIO MOYA SOMOLINOS

La libertad de la ciudad

CARTAS AL DIRECTOR

Mi voto va por Cabra

ANTONIO MOYA SOMOLINOS

Carta abierta de un 'liberal' a una 'psicodélica'

Parece que la ruteña Ana Burguillos sigue erre que erre dándole a la tecla, aunque se advierte en su última misiva que está un poco hasta los cojones de este deporte pues dice que da por finalizado el tema. No se da cuenta de que para que el tema quede finalizado deberá contar con mi opinión, ya que este es un tema proindiviso, y mi opinión es esta: Debido a que ella ha escrito dos misivas y yo solo una, lo razonable es que el tema quede finalizado cuando yo emita mi segunda misiva, porque entonces estaremos empatados a dos. Y mi segunda misiva es esta, salvo que ella siga con el deporte del pim pam pum y emita una tercera, en cuyo caso yo haré lo propio.

© 2008-2017 Asociación Cultural Cabra Digital | Quiénes somos | Nota Legal | Contacto